top of page

Tratamiento del acné y deporte

Actualizado: 9 ago 2022

Tratamientos de acné y lesiones musculares.



La adolescencia es un período de la vida signado por muchos cambios: físicos, fisiológicos, psicológicos, emocionales, sociales.

Los cambios hormonales estimulan el crecimiento en altura y el aumento de la masa muscular (MM), como así también la aparición del acné juvenil.

Si un adolescente realiza un plan de entrenamiento de la fuerza, seguramente el aumento de la MM, será mayor al esperable por el propio desarrollo musculoesquelético de la pubertad.

La influencia de los medios y las redes sociales, puede afectar a los adolescentes, quienes muchas veces pretenden tener cuerpos perfectos, como “les venden” las publicidades. Siendo que en las mismas, las imágenes de los modelos y/o famosos / influencers, pueden estar retocadas con programas para dicho fin.

Más allá del riesgo de vigorexia, una obsesión patológica por la estética y el entrenamiento, y la concepción de que el consumo de suplementos deportivos sería el eje central para obtención del objetivo, la Actividad Física Regular, organizada, planificada y controlada por profesionales del deporte, tiene muchos beneficios físicos, psicológicos y sociales. Los padres deben apoyar y acompañar a sus hijos adolescentes, reforzando la importancia del entrenamiento acorde a sus posibilidades, alimentación y descanso adecuados.

Existen diferentes tratamientos con el objetivo de controlar el acné. Pero hay uno, la isotretinoína, que si bien tiene muy buenos resultados a nivel dermatológico, genera algunas complicaciones que pueden afectar la salud muscular. Existen varios marcadores plasmáticos de lesión muscular, pero el más utilizado es el dosaje de la creatinfosfokinasa (CPK).

Actualmente sabemos que la CPK puede elevarse por el tratamiento con isotretinoína en pacientes sedentarios, y aparentemente en mayores niveles en deportistas.

Los protocolos de seguimiento del tratamiento del acné con esta droga no incluyen el control regular de la CPK, siendo una situación a analizar y considerar.

Si el entrenamiento tiene altos volúmenes o intensidades, puede, per se, producir aumentos muy importantes de CPK, y si se combina con algunos fármacos, incrementar el riesgo de RAMBDOMIOLISIS, una patología potencialmente grave porque puede llevar a la insuficiencia renal aguda (IRA), coagulación intravascular diseminada (CID), e incluso la muerte.

La rabdomiólisis se caracteriza por una tríada de presentación clínica: dolor muscular intenso, inflamación muscular y orina oscura (color té o coca cola). Se acompaña de un aumento de la CPK de 5 veces su valor basal, en general mayor a 1000 UI.

Ante la aparición de estos síntomas, debe realizarse una consulta al servicio de urgencias. Si el paciente presenta valores de CPK >15.000UI, o >5000 con deshidratación, acidosis metabólica o sepsis, deberá internarse al paciente, para hidratación endovenosa y monitoreo estricto.

La CPK debería volver a valores normales en el término de 1 a 2 semanas con la suspensión del tratamiento del acné y del entrenamiento. Existen discrepancias en este punto en la literatura médica.

También existen diferencias en el manejo del tratamiento con isotretinoína en la elevación aislada de la CPK. La mayoría concuerda en NO empezar tratamiento si la CPK basal está elevada, pero ante aumentos leves existen dos conductas, suspender el tratamiento o disminuir la dosis.

Quienes trabajamos con deportistas de competencia muchas veces nos vemos en la disyuntiva de “deporte o acné”. Desde ya, cuando un atleta adolescente va a iniciar un tratamiento con isotretinoína, debemos comunicar los beneficios y los riesgos del mismo, y ante la manifestación clínica o en la analítica sanguínea de lesión muscular, determinar de manera conjunta con el paciente y su familia, si se suspende la terapéutica o se disminuyen las cargas de entrenamiento. Una decisión, en mi experiencia clínica, muy difícil e individual.

Como conclusión, tanto adolescentes, padres, pediatras, dermatólogos y deportólogos, deben considerar la verdadera necesidad (indicación absoluta o relativa) del tratamiento con isotretinoína, conociendo los potenciales efectos adversos y riesgos para la salud, y las pautas de alarma para diagnosticar tempranamente y/o prevenir la rabdomiólisis.

Dr. Santiago Kweitel.

Médico Pediatra y Deportólogo.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page